Conocer gente Belo

Nunca me surgió la oportunidad de tener relaciones sexuales o íntimas así que fui virgen hasta los treinta y muchos. No sé qué tan inusual sea, pero a mí me daba vergüenza y me sentía estigmatizado. Era una persona terriblemente tímida y ansiosa, pero no estaba aislado. Siempre tuve amigas pero nunca fui capaz de trasladar esas relaciones al plano íntimo. En el colegio, estaba rodeado de chicas pero nunca hice esos avances que probablemente sea normal que uno haga.

Primera parte: la entrevista

Así que no te sorprendas si te pregunta:. No te sorprendas si tu pediatra te hace preguntas sobre tus relaciones sexuales. Éstas son algunas de las preguntas que podría hacerte:. De hecho, éste es un magnífico edad para hacer cualquier pregunta que puedas tener acerca de tu período, del uso de tampones, de las amistades sexuales y de cualquier otra cosa que te inquiete. Pues bien: llegó la hora del examen pélvico. Recuerda: el examen en sí sólo dura unos 5 minutos aproximadamente. Algunas chicas piensan que cuando les hacen un examen pélvico pierden la virginidad, empero esto no es cierto. Tampoco es cierto que el examen pélvico es un examen para ver si también eres virgen.

BBC News Mundo Navegación

Ellas también existen. Las mujeres que rondando la treintena siguen sin haberse echado con nadie o lo han acción hace relativamente poco. Un tema que se les acaba volviendo incómodo. Supongo que son muy variadas. Por una parte, creo que influyó que tuve una educación muy tradicional y, en la adolescencia y primeros años de universidad, cuando todas mis amigas la perdieron, yo ni me planteaba semejante cosa. Por otra, estoy segura de que influyó que tampoco conocí a nadie que me interesara en aquella época. Después, atravesada la barrera de los 25, el asunto de acompañar siendo virgen se convirtió en una gran bola. Me daba vergüenza reconocerlo y lo que pudieran pensar los hombres con los que me relacionaba sobre el hecho de que afuera virgen a los 27 o a los

Más sobre este tema para:

Estrechar la vagina es un objetivo alcanzable. Para muchas mujeres, la pérdida de elasticidad y el ensanchamiento de tu vagina puede convertirse en un brete de salud mental. Es algo que puede afectar a tu autoestima y en tu confianza a la hora de tener relaciones de pareja. El hecho de no poder recibir placer vaginal produce estrés y eso es algo que juega en contra de cualquier mujer. No solo aumenta el placer para la mujer sino todavía para el hombre.

182183184185186187188