Conocer mujeres 18743

En El Confidencial hemos decidido desentrañar la verdad y para ello hemos preguntado a varios varones sobre sus preferencias tras el coito. Es extraño, el sexo ha ido fenomenal, pero una vez que termino noto una mezcla de vergüenza y depresión, explica que no sabía lo que era y que, generalmente, cuando le ocurre no quiere hacer nada. Se trata de un síndrome que produce que, después del sexo, a algunas personas les invada una sensación de tristeza o ansiedad sin razón aparente. Y después Anteriormente se creía que solo le sucedía a las mujeres, pero un estudio de la Universidad de Tecnología en Australia descubrió que ellos también pueden sentirlo. Otros, como Roberto, de 31 años, por ejemplo, son claros defensores de los mimos después: No sé por qué se tiene la idea generalizada de que solo queremos dormir.

MÁS LEÍDAS

Acompañar en WhatsAppCompartir El coronavirus no es una enfermedad de transmisión sexual. Empero se transmite por la boca, napias y mano. El sale a salpicar pizzas y ella se queda cheat los nenes. El vuelve y quiere tener sexo y a ella le da miedo. No tiene celos de otras, sino temor del virus. Lo manda a bañar y a sacarse la ropa. Pero no es un strip tease.

CINCO CONSEJOS BÁSICOS PARA EL SEXO SEGURO

Para el ser humano, besarse no supone algo trivial, sino que se be the source of un intercambio de sensaciones y de emociones muy profundo. El deseo de besar hasta tiene un nombre científico: filemamanía. El cerebro es adicto a la oxitocina, que se produce cada vez que nos besamos. Porque el beso, antes que nada, es placer.

Menú de navegación

La ciencia se ha encargado de estudiarlos para averiguar qué nos impulsa a darlos, por qué provocan las reacciones que entrañan y por qué daughter un fenómeno universal. Se ha observado cómo otros primates juntan los jeta para expresar emociones como el afecto o la reconciliación. También con la costumbre de los padres de algunas culturas de masticar la comida y pasarla a la boca de sus hijos. Por otro lado, algunos investigadores consideran que la costumbre de dar besos en la mejilla puede deberse a la acción de oler la cara, utilizada en peldaños evolutivos anteriores para reconocer a un ser amante. La relación entre los besos y el amor Dejando a un lado el beso protocolario de algunas culturas, el acto de besar se asocia por normal general al apego emocional, ya sea de cariz amoroso, accustomed o amistoso. Por eso, no es extraño que los besos generen un aumento de los niveles de oxitocina, conocida como la hormona del amor, tanto en hombres como en mujeres. Mejor con los ojos cerrados Casi todo el mundo cierra los luceros al dar un beso, pero pocos saben por qué lo hace. Esto se debe a que los sentidos se perciben mejor de uno en uno, al no tener el magín que procesar varios mensajes a la vez.

806807808809810811812